Este proyecto

Revista Minificción o “la mini” como impreso surgió en 2014 con la finalidad (y esto se mantiene hasta la actualidad) de difundir el género del microrrelato en el mundo hispanohablante. La minirevista impresa de un cuarto de carta nació en las aulas de la Universidad Nacional Autónoma de México entre lecturas de metaficción de Jorge Luis Borges, Salvador Elizondo, Juan Carlos Onetti entre otros escritores de literatura hispánica. Algunas de esas lecturas estaban relacionadas con la brevedad y el arte de sorprender en tan pocas líneas, de ahí el interés por Jesús Toledo, Gamaliel Valentín González, J. Yakami Barrón Machado, fundadores de esta iniciativa.

La revista pasó de sólo publicar a escritores residentes en México a dar luz a creadores de diversas partes del mundo como Estados Unidos, el resto de Latinoamérica y España. Aunque en un principio el criterio editorial para seleccionar un texto resultó difícil de dilucidar, después del primer año se optó por la definición de David Lagmanovich, quien señala que la minificción es un término muy general y prefiere teorizar sobre el microrrelato.

De esta manera, la revista tiene como objetivo publicar a los textos que cumplan, al menos de modo básico, con las características de:

  1. Concisión: esto es capacidad de síntesis. Concisión no es lo mismo que corto.
  2. Narratividad: el concepto se refiere a que la historia relate o cuente algo.
  3. Ficcionalización: formular un contexto literario.

Pero el criterio sustancial para seleccionar, trabajar y publicar un texto es aquel que apunta al valor de las ideas que resuenan en estos tiempos y que se espera produzcan eco en años subsecuentes, aquellas miradas del futuro valoraran si este trabajo ha valido la pena, recorrerán las páginas de la minirevista y encontrarán o no rasgos que ayuden a reflexionar sobre la incipiente sociedad del siglo XXI.

Como se ha dicho, la revista es un medio para preservar las voces que se manifiestan de forma breve y perspicaz. La premisa principal es colaborar con escritores emergentes, pero también se ha hecho lo propio con escritores consolidados en el género como José Luis Zárate, Fernando Sánchez Clelo, Patricia Nasello, Alberto Sánchez Argüello, Ángel Fabregat y de igual forma con jóvenes promesas como Guillermo Vargas, Carla Juárez y Andrés Galindo.

La senda comercial de esta iniciativa editorial ha ido de menos a más. Surgió en una modesta presentación en una cafetería de la Ciudad de México y ha llegado hasta el Primer Encuentro Iberoamericano de Minificción que se llevó a cabo en el marco de la Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la Ciudad de México de la mano de Javier Perucho.

Por medio de la facilidad en la infraestructura de los envíos internacionales, la revista habita en diversos hogares de México, España, Perú, Colombia y Argentina. Así como también, y gracias a la vieja tradición de pasar de mano en mano, la revista reside en Italia y Japón.

Como conclusión, se puede decir que los objetivos de Revista Minificción como proyecto es crear un espacio para la literatura breve. Difundir las propuestas que nos llegan convocatoria a convocatoria, compartir entrevistas y noticias, incluso propuestas audiovisuales que se hacen con respecto al género y curiosidades relacionadas con la literatura, brindar herramientas y estímulos para la escritura creativa y formar una comunidad de minificcionistas o fervientes de este nuevo género literario.

 


Back to Top ↑