Entrevistas

Published on Junio 20th, 2017 | by Gabriel Ramos

Entrevista a la escritora Adriana Azucena

En esta ocasión tocó el turno de charlar con la escritora e investigadora mexicana Adriana Azucena, quien en esta entrevista comparte un poquito acerca de su forma de entender su proceso creativo y habla de su libro La sal de los días.

GR: Gabriel Ramos

AAR: Adriana Azucena Rodríguez

 

Uno tiene que prestarle su cuerpo y conciencia al personaje: pensar y sentir como él, apropiarse de sus recuerdos, de su momento histórico-social. No sé. Al final, la vivencia de mi personaje es un poco mía.

 

GR: Sé que eres doctora en Literatura Hispánica y Profesora-investigadora en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y en la Facultad de Filosofía y Letras y que has escrito varios libros, pero para escribir microrrelatos ¿Qué te ha ayudado más? ¿Has participado en algunos cursos o talleres?

AAR: Definitivamente, llegué a la minificción desde las clases de literatura: en los primeros semestres, leí a Julio Torri, Augusto Monterroso, Cortázar. Mientras, escribía poemas y algunas historias —muy malos, claro—; descubrí que quería escribir como ellos —soberbia juvenil—. No asistí a talleres hasta el año pasado: cuando tenía tiempo no tenía dinero y cuando tenía dinero no tenía tiempo —es la historia de mi vida. Sin embargo, siempre pido a mis amigos —casi todos colegas de letras— que lean mis escritos; confío en sus observaciones y corrijo mucho antes de publicar.

GR: La sal de los días ofrece una minificción por cada uno de los 365 días del año, más uno por ser año bisiesto. ¿Cómo lograste tal cantidad de minificciones? ¿Cuál fue la metodología que utilizaste?

AAR: Durante el proceso de edición del libro anterior Postales (mini-hiper-ficciones) de 2012, ya había vislumbrado un proyecto más amplio sobre el tiempo, los ciclos en que organizamos nuestras vidas. Así que dediqué a este libro casi cinco años: varias horas de lectura y escritura diarias; investigación sobre biografías, acontecimientos históricos, fiestas, días internacionales, etcétera. Incluso abrí una cuenta de Twitter para acondicionar mi escritura a la brevedad. Cada tanto, revisar y eliminar textos que no me convencían. Y empezar de nuevo.

GR: Si tuvieras que promover tu libro en tan solo unas líneas ¿Qué les dirías a los lectores?

AAR: Ustedes ponen el limón y el tequila; yo, La sal de los días.

GR: Los temas que predominan en este libro son: santos, autores fantasmas, festividades nacionales e internacionales. ¿Diseñaste las minificciones para conmemorar cada uno de los días?

AAR: La mayor parte, sí. Otras, son festividades que inventé: no hay, que yo sepa, un “día del ritmo”, pero debería. Las minificciones sobre escritores no surgieron a propósito de un día: son mi homenaje particular, investigué la fecha de su muerte y ese fue su sitio.

GR: ¿Es tu libro un calendario, almanaque o efemérides?

AAR: Principalmente, es un libro de minificciones: microrrelatos, algún aforismo, falsas plegarias, encuestas. Y juego con la forma de esos almanaques, las agendas que traen un pensamiento para cada día, los santorales.

GR: Para realizar tus minificciones ¿te apoyas en las noticias de los periódicos?

AAR: No. Todo lo contrario: Iliana Rodríguez Zuleta realizaba, al mismo tiempo, su cronopoesía, con textos basados en noticias, una especie de registro del presente convirtiéndose en pasado; mi libro está, más bien basado en los días pasados y su presencia en el presente.

Fotografía de Agustín Martínez

GR: ¿Qué proporción de minificciones encaja exactamente en el día que se celebra y cuáles son inventados?

AAR: A estas alturas, no recuerdo exactamente el número o la proporción, así que temo que dejaré otra tarea al lector.

GR: En tu proceso de escritura ¿qué utilizas más: la realidad o la ficción?

AAR: Ficción, definitivamente. Tal vez en La sal de los días el vínculo con la realidad es muy directo, pero se trata de una recreación en la que predomina la ficción. Y lo mismo aplica a toda mi obra creativa, desde La verdad sobre mis amigos imaginarios, de 2018 hasta El nacimiento de los héroes, mi novela inédita.

GR: ¿De dónde obtienes los temas que vas tratando? ¿Cómo surgen? ¿Qué es primero: el tema y luego la minificción o viceversa?

AAR: Los temas me eligen a mí. Ojalá supiera cómo. Luego vienen la anécdota y los recursos.

GR: ¿Cómo defines los títulos de tus minificcines?

AAR: La ventaja con este libro es que el título ya estaba “dado” por la fecha. Creo que hubiera enloquecido eligiendo 366 títulos.

GR: ¿Utilizas tus vivencias y experiencias para escribir? ¿En qué medida?

AAR: Creo que todo es vivencia personal: no tanto biografía. Es decir, al escribir, uno tiene que prestarle su cuerpo y conciencia al personaje: pensar y sentir como él, apropiarse de sus recuerdos, de su momento histórico-social. No sé. Al final, la vivencia de mi personaje es un poco mía.

GR: ¿Todos tus microrrelatos son brevísimos?

AAR: No, pero en este libro sí tenían que ser realmente breves, si quería que algún lector terminara de leer 366 cuentos algún día. Incluso, cuando ya estaba terminado, recorté mucho.

GR:¿Qué porcentaje de ironía, humor, intertextualidad y ambigüedad o de otros elementos utilizas?

AAR: Creo que la literatura es, principalmente, un lenguaje plagado de recursos, incluso la ausencia de ellos es un recurso literario. Así que yo diría que un 100%.

GR: ¿Te gusta tocar temas políticos?

AAR: Me gusta tocar todos los temas y, como todo el mundo, tengo una opinión política y una serie de preocupaciones sociales; entonces, si alguna de esas opiniones o preocupaciones tiene posibilidades narrativas, la exploro desde esa posibilidad.

GR: Respecto a los finales de tus microrrelatos ¿Era tu intención dejar que el lector formara sus propias conclusiones? ¿Qué tipo de finales utilizas en la mayor parte de tus minis?

AAR: La brevedad implica que el lector participe casi lo mismo que el autor. Me gusta el giro inesperado, pero no siempre es posible o necesario. La intertextualidad, a veces, obliga al lector a conocer el referente para dar sentido. Los formatos que imité también establecen la estructura y, por lo tanto, el final. Lo mismo se puede decir de las figuras retóricas.

GR: ¿Cuál es tu microrrelato favorito de este libro?

AAR: No hay respuesta para esa pregunta —que le corresponde más al lector—; yo cambiaría mi respuesta cada cinco minutos.

GR: ¿Cuál es tu microrrelato favorito de otros autores?

AAR: Haré un ejercicio de Top 10: “A Circe” de Julio Torri, “Ágrafa musulmana en papiro de oxyrrinco” y “Cuento de horror” de Juan José Arreola, “Mi vida con la ola” de Octavio Paz, “Caricias” de Felipe Garrido, “Continuidad de los parques” de Julio Cortázar, “El trabajo No. 13 de Hércules” de Marco Denevi, “Rubén” de Luis Britto, “Fantasmas” de René Avilés y “Sueño #69” de Ana María Shua.

GR: ¿A quiénes reconoces como tus influencias literarias en el género de microrrelato?

AAR:Definitivamente, Julio Torri es una presencia constante por su manejo del lenguaje, la ironía, los temas y las referencias literarias. También Julio Cortázar y Juan José Arreola: son tan cordiales que hacen que escribir parezca fácil. Más tarde, Francisco Tario y sus historias sobre objetos cotidianos. De manera indirecta, Edmundo Valadés y El libro de la imaginación siempre tiene algo que decir. Y siempre se están sumando nuevos autores de quienes aprender.

GR: ¿Cómo te imaginas al microrrelato de aquí a cinco años?

AAR:Creo que lleva una trayectoria ascendente en Hispanoamérica y en España. En México, las editoriales se han consolidado, Ficticia ya es un referente del género y “Ficción exprés”, ya como la colección dedicada al microrrelato, es algo que no hubiera imaginado hace unos diez años. Ya contamos con el Encuentro Iberoamericano de Minificción Juan José Arreola y el Premio del mismo nombre. Y el Coloquio de Minificción de la Facultad de Filosofía y Letras. Creo que el género seguirá esa tendencia.

GR: ¿Qué proyectos actuales y futuros sobre el microrrelato tienes?

AAR: Quiero terminar una serie de ensayos sobre este género: me interesa mucho la cuestión técnica de su escritura, las particularidades de ciertos autores, en fin, me interesa estudiarlo y lo he hecho casi simultáneamente a la escritura. Aún no sé cómo será el próximo proyecto: estoy escribiendo de un modo más libre, diría que apenas son unos apuntes.

GR: ¿Tienes alguna recomendación para los nuevos escritores que quieren abrirse paso en este mundo literario?

AAR:Escribir minificción es una labor que no es fácil (aunque lo parezca). Por supuesto, lo primero es leer muchas horas al día, hasta hallar a los autores que consideren sus modelos a seguir. Recomiendo obligarse a ver los objetos, las personas, las situaciones, como si fuera la primera vez. Experimentar con todas las formas de lenguaje que se le presente: whatsapp, recetas de cocina, anuncios comerciales, etcétera. Asistir a talleres siempre ayuda (lo descubrí tarde), pero es necesario dar con el que provoque ganas de escribir, aprender y, claro, ganas de compartir lo que se escribe con otros talleristas (no es obligatorio que sean simpáticos, pero sí respetuosos). Estar al pendiente de la ortografía y la sintaxis. Con eso se puede empezar.

 

 

Breve semblanza:

Ciudad de México, México, 1973. Doctora en Literatura Hispánica por el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios de El Colegio de México. Profesora investigadora en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en áreas de teoría y creación literarias. Autora de libros de teoría y crítica como Las teorías literarias y el análisis de textos (UNAM, 2016) y de creación: La verdad sobre mis amigos imaginarios (Terracota, 2008), De transgresiones y otros viajes (Samsara, 2012) y Postales (mini-hiperficciones9) (Fósforo, 2013).

 

Clic aquí para leer una reseña de La sal de los días

Perfil de Facebook

Cuenta de Twitter

 

Entrevista a la escritora Adriana Azucena Gabriel Ramos

¿Te ha gustado?

Summary: Adriana Azucena en esta entrevista comparte un poquito de su proceso creativo, su opinión del futuro del microrrelato y de su libro La sal de los días.


User Rating: 4.2 (4 votes)


About the Author

Psicólogo,coach profesional escritor y promotor cultural.



Back to Top ↑